468x60

No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu sombra te abandona cuando estás en la oscuridad.

EL REGALO

miércoles, 2 de septiembre de 2009
Karla Beatríz

Soñaba con la aureola de tus senos
dos o tres lenguetazos a mi dedo índice
y jugueteaba con tu pezón.

Ni la sal de tu sudor me supo

Tus muslos pegados a mis oidos
por cada beso, rasguñas,
oprimes y sueltas la almohada.

Ojos divagantes,
al parecer...
te di una pequeña muerte.

2 comentarios:

  1. MILKYSUGGAR dijo...:

    este es uno de mis favoritos, por su contenido y porque mi amiga lo escribió ya hace unos 10 años...

    DISFRUTENLO!

  1. incal dijo...:

    como siempre nos acostumbras a la buena poesia

    Saludos Luis.